Durante el periodo comprendido entre 1520 y 1570, la población cirbonera casi se triplicó gracias a un menor impacto de las crisis originadas por el hambre y la enfermedad y a la llegada de inmigrantes desde otras zonas de Navarra y desde Castilla. También en el Quinientos se tomó la trascendente decisión de orientar su economía hacia la producción de vino, una especie de "oro rojo" sobre el que la villa sentaría su prosperidad en los siglos siguientes.

 

Este crecimiento demográfico y prosperidad económica transformaron la imagen de Cintruénigo. El viejo núcleo medieval encorsetado en sus murallas -las raíces y el corazón de la población- no se abandonó nunca, pero fue ampliamente rebasado por un nuevo barrio de extramuros, El Arrabal. Una expansión hacia el llano, hacia los campos, que no ha dejado de seguirse hasta hoy día.

 

A la vista de los logros obtenidos en apenas tres o cuatro generaciones, puede hablarse incluso del éxito cirbonero del Renacimiento. Y, así, esos años se recordarían durante décadas como una época dorada. Sobre todo, cuando, jalonado el año 1600, retornaron las dificultades y la vida se volvió bastante más dura. En Cintruénigo también el "esplendoroso" siglo XVI daba paso al "trágico" siglo XVII.
 

ENGLISH

 

AURKIBIDEA - INDICE 

(laburtua - resumido)

 

 

I. EL CRISTAL EMPAÑADO

 

Contar las personas

Registrar los sacramentos

Una reflexión sobre las fuentes

 

II. EL ÉXITO DEMOGRÁFICO DEL RENACIMIENTO

 

La población total

 

III. CAUSAS Y CONSECUENCIAS

 

La dinámica demográfica

El desarrollo económico

El crecimiento urbano

 

EPÍLOGO

 

ANEXOS

 

Rolde de casas de Cintruénigo (1577)

Apeo de bienes de Cintruénigo (1607)